Fortuna

QUEDA CAMINO POR RECORRER

LUCAS UTRERA, GERENTE DE RSE, ODEBRECHT

El año 2001 en nuestro país representó un punto de inflexión para que las empresas comenzaran a darle mayor relevancia a cuestiones socioambientales en su gestión de negocios. Desde entonces, la agenda de temáticas se fue haciendo más compleja que las meras contribuciones asistenciales de una empresa. Asuntos como inversión social privada, mitigación de impactos, reciclaje, medición de huella de carbono, responsabilidad por la cadena de valor y compras inclusivas; entre otros, ya son aspectos atendidos por la gestión empresarial. No obstante, todavía hay mucho aprendizaje y camino por recorrer para hacer realidad las políticas de sustentabilidad de una organización. En el país aún estamos en un estadio bastante ingenuo sobre lo que es un producto “verde” y el desafío está en construir una marca que refleje la gestión sustentable de la empresa de manera clara y transparente, ya que si bien todavía no es factor de decisión de compra, los consumidores y clientes están cada vez más atentos al desempeño de una organización en todas sus dimensiones.

MARCA. “El desafio está en construir una marca que refleje la gestión sustentable”, asegura Utrera.